Ads 468x60px

10 de noviembre de 2014

¿Vigilancia o espionaje?

Según la RAE vigilancia es el “cuidado y atención exacta en las cosas que están a cargo de cada uno” mientras que espionaje es una “actividad secreta encaminada a obtener información sobre un país, especialmente en lo referente a su capacidad defensiva y ofensiva”. Aunque son conceptos completamente distintos, depende de con quién hablemos hará referencia a uno u otro según le interese.

En portada de varios periódicos y en muchos medios de comunicación nos hemos encontrado, desde el verano del 2013, al exanalista de la NSA Edward Snowden anunciando las herramientas de ciberespionaje desarrolladas por la Agencia de Seguridad de EEUU. Tras su publicación, el gobierno Americano ha salido a la defensiva indicando que se trata de programas de vigilancia para preservar la seguridad de sus ciudadanos. Sin embargo, todos sabemos que aunque haya alianzas entre países existe el espionaje mutuo. Recientemente hemos podido ver que Alemania ha exigido la salida de Berlin del jefe del servicio de espionaje estadounidense debido a la captura de un agente doble que trabajaba al mismo tiempo para los servicios secretos de Alemania y para los de Estados Unidos, es decir, el agente secreto alemán vendía información a Estados Unidos.

El mundo del espionaje que desde fuera se ve emocionante y fantástico con muchos lujos al estilo de James Bond nos deja escenas como la muerte del espía Gareth Williams del MI6 encontrado muerto dentro de una bolsa de equipaje o el ex jefe de los espías de Ruanda, Patrick Karegeya, quien fue estrangulado en un hotel.

¿Para qué sirve el servicio de espionaje? Como dice Sun Tzu, para ganar la batalla antes de pelearla. Debido a la importancia que tiene obtener información exhaustiva y fidedigna se emplea muchos recursos en tareas de espionaje y una vez obtenido todos los datos podremos lanzarnos al ataque para ganar la batalla. Debido a que no hay asunto más secreto que el espionaje, el presupuesto asignado para ello y los programas de inteligencia no están al alcance de los ciudadanos. Sin embargo, en las revelaciones de Edward Snowden hemos podido ver que EEUU destinó 52,600 millones de dolares en 2013 en labores de inteligencia y lucha contra el terrorismo, desarrollando proyectos como PRISM para la vigilancia electrónica, X-Keystore para analizar todo el tráfico HTTP y donde uno de los nodos está en España, Treasure Map para dibujar el mapa de Internet en tiempo real, además de apoyar proyectos para hackear dispositivos de red como routers o switches, desarrollar el programa Bullrun para descifrar las comunicaciones, hackear los dispositivos móviles de los políticos para interceptar las comunicaciones móviles como en la cumbre G8 y G20 o incluso espiar las embajadas de la Unión Europea.

Con el avance de la tecnología los métodos de espionaje están cambiando considerablemente, hoy nos podemos encontrar a ciberespías desarrollando herramientas avanzadas para aprovechar vulnerabilidades aún desconocidas por los fabricantes y así entrar en los sistemas del enemigo para robar toda la información que sea necesaria. Algunas de estas herramientas son las siguientes:
  • Stuxnet: Un objetivo bastante claro, el programa nuclear Iraní, concretamente los sistemas SCADA de la central nuclear. Los atacantes consiguieron modificar los sensores de las turbinas de la central nuclear retrasando su puesta en marcha. Como posibles sospechosos están los servicios secretos estadounidenses e israelíes.

  • Flame: El objetivo era el ciber espionaje en el Medio Oriente ya que es capaz de grabar conversaciones de Skype, controlar el audio y micrófonos, realizar capturas de pantalla y de teclado e incluso controlar el bluetooth. Como posibles sospechosos están el gobierno de EEUU, China e Israel.
  • Gauss: Al igual que los dos anteriores, su objetivo eran los países de Medio Oriente, y concretamente las instituciones financieras y las cuentas bancarias de sus ciudadanos. Su desarrollo es muy similar al malware Flame, por lo que los autores podrían ser los mismos que los desarrolladores de Flame.

  • Duqu: Variante de Stuxnet destinada a piratear, sabotear y retrasar la capacidad de Irán para fabricar bombas nucleares, además de robar información de infraestructuras críticas, tales como centrales eléctricas, refinerías y oleoductos. Se sospecha que el gobierno de EEUU e Israel puedan estar detrás de esta ciberarma.

  • Careto: Malware desarrollado para captar datos como contraseñas, archivos RDP para acceso remoto, configuraciones VPN o claves SSH. Además es capaz de grabar conversaciones de Skype, ver todo lo que tecleas, sacar pantallazos, robar archivos o incluso instalar cualquier cosa en el equipo de la víctima. Entre los autores de este malware podría estar el gobierno español.

  • Madi: Campaña de Spam con un documento adjunto en formato PowerPoint dirigida a Oriente Medio y más concretamente a personas que trabajan en proyectos de infraestructuras críticas iraníes e israelíes, instituciones financieras de Israel, estudiantes de ingeniería y varias agencias gubernamentales de Oriente Medio.

  • Zeus: Troyano dedicado a robar credenciales de redes sociales, correo electrónico y banca online.
Aunque algunos lo llamen vigilancia para proteger sus intereses, siempre que la actividad se realice sin consentimiento de la víctima estaremos hablando de espionaje. Como hemos podido ver, el espionaje existe y existirá ya que es la fase inicial de protección de los intereses del gobierno, la diferencia, que en la actualidad con los medios de comunicación que tenemos a nuestro alcance y las tecnologías de la información, los instrumentos para realizar el espionaje están cambiando.

¿Quieres ser espía?

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares